¿Elecciones democráticas?

¿Elecciones  democráticas?

 

 

Rafael Cancel Miranda

 

 

Mañana, 6 de noviembre, serán las elecciones coloniales en Puerto Rico, elecciones   de  mentira pues en Puerto Rico no gobernamos los puertorriqueños, gobiernan los estadounidenses. Así que —extraño como parezca— el pueblo puertorriqueño habrá gastado decenas de millones de dólares para ser engañado. A las elecciones coloniales en esta ocasión le han añadido un supuesto plebiscito, aunque realmente no hay compromiso alguno por parte del gobierno yanqui, y aunque hubiese un compromiso, el plebiscito sería un fraude. Dentro de la situación en que vivimos los puertorriqueños —de coloniaje cien por ciento— no existe la libertad para votar libremente.

 

En un tiempo, en Puerto Rico éramos más de 4 millones de puertorriqueños. Ahora somos 3.7 millones puesto que entre el coloniaje y las medidas neoliberales impuestas en el país —en ocasiones con violencia— se ha empobrecido a la población y miles y miles de puertorriqueños han tenido que salir de su país en busca de trabajo para mantener a sus familias. Los yanquis controlan nuestras leyes comerciales y han desmantelado la economía puertorriqueña, al igual que la agricultura. Y ¿cuántos de esos 3.7 millones de residentes en Puerto Rico son puertorriqueños? En Puerto Rico hay un gran número de estadounidenses con derecho al voto, tanto así que los anuncios electorales se publican   en español e inglés. Y hay otros miles de extranjeros que residen en Puerto Rico, pero que han jurado lealtad a la bandera estadounidense, no a la puertorriqueña. ¿Cómo creen que votará la mayoría ellos? No olvidemos que en Hawai fueron los extranjeros los que constituyeron la mayoría en un supuesto plebiscito que llevó la estadidad a esa otrora nación.

 

El gobierno estadounidense ha forzado a cientos de miles de puertorriqueños a vivir en un estado de dependencia, y para otros miles su supervivencia depende de los empleos que les provee el gobierno colonial. Además, el gobierno yanqui controla todos los medios de comunicación masiva. A nuestros niños desde temprana edad se les deforma su identidad nacional, así como sus lealtades.

 

Tampoco olvidemos la represión de la que han sido víctima los luchadores por la independencia. Hace un tiempo se descubrió que la policía de Puerto Rico había levantado expedientes a 135,000 puertorriqueños por el solo hecho de ser independentistas o por afirmar su puertorriqueñidad de alguna forma. En más de una ocasión, bajo órdenes yanquis, los luchadores puertorriqueños han sido masacrados y sus hogares y negocios incendiados. El pueblo puertorriqueño ha combatido; muchos han sido perseguidos y encarcelados y otros han sido víctimas del terrorismo de estado, incluso por parte del FBI, agencia represiva estadounidense. El 23 de septiembre de 2005, más de 200 de estos agentes llegaron a Puerto Rico para emboscar y asesinar al líder independentista Filiberto Ojeda Ríos.

 

Algunos años atrás se fundó una organización de jóvenes llamada La Nueva Escuela cuyo propósito era orientar a las comunidades acerca de la necesidad de la independencia para Puerto Rico. No bien pasó un tiempo cuando la agencia represiva del FBI comenzó a presentarse en sus casas de madrugada, a detenerlos cuando iban camino al trabajo y a amenazar con llevarlos ante un gran jurado federal. Recientemente un grupo de jóvenes regresaban a Puerto Rico luego de asistir a una conferencia internacional de la juventud latinoamericana en Caracas, Venezuela.

 

Al llegar a Puerto Rico, los agentes federales los detuvieron por varias horas, les confiscaron sus teléfonos móviles y sus cámaras, así como literatura de la conferencia. Sí, yo también he sido amenazado y he sido objeto de intentos de asesinato.

 

Podría seguir enumerando otros actos de persecución contra los luchadores por la independencia de nuestra patria, pero creo que lo anterior basta para demostrar que no puede haber elecciones libres en Puerto Rico. Somos un país secuestrado por el poder imperialista estadounidense. Para votar libremente, primero hay que ser libre. Cuando lo seamos, votaré.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s