Isabel Rosado Morales

Isabel Rosado Morales

 

Por Rita Elena Zengotita

La Heroica Isabel Rosado

Heroína puertorriqueña y militante revolucionaria del Partido Nacionalista de Puerto Rico, organismo que para la década de 1950 lideró el Dr. Pedro Albizu Campos, apóstol de la nación puertorriqueña.

Doña Isabel nació en 1907, en el barrio Chupacallos de Ceiba, cercano a dos de las principales bases militares de Estados Unidos en Puerto Rico, el Campamento García en Vieques y Roosvelt Roads en Ceiba, por lo que vivió de cerca los abusos cometidos por los militares contra la población civil, al igual que la crasa violación de los derechos del pueblo boricua por parte de una nación interventora. Cónsono con su conciencia política y social, asume la tarea que le fuera asignada por el Partido a través de su Presidente, don Pedro Albizu Campos, quien le encomendó la tarea de comenzar la organización de la lucha para sacar la marina de guerra de los EE. UU. de Vieques, responsabilidad que jamás abandonó. En 1970, contando con 77 años de edad, fue una de las protagonistas de las acciones de desobediencia civil que realizaron diferentes componentes de la sociedad puertorriqueña y que produjeron una veintena de arrestos, así como el asesinato de un militante independentista en una cárcel en Estados Unidos: Ángel Rodríguez Cristóbal. La imagen de Isabel recorrió el mundo a través de una fotografía en la que una fornida mujer militar se posaba sobre su frágil cuerpo para esposarla y arrestarla. Su presencia también se hizo sentir durante las acciones de resistencia pacífica que se realizaron en esa isla municipio para fines de los años noventa. Como resultado de estas luchas, la Marina norteamericana tuvo que retirarse, tanto de Vieques como de Ceiba.

Isabel Rosado dedicó parte de su juventud al magisterio y al trabajo social hasta que en 1950, a raíz de la Revolución Nacionalista, es arrestada y cumple 15 meses de cárcel. En marzo de 1954, 6 días después del Ataque al Congreso de los EE. UU. realizado por Lolita Lebrón, Rafael Cancel Miranda, Irving Flores Rodríguez y Andrés Figueroa Cordero, es nuevamente arrestada en la sede del Partido Nacionalista junto a Doris Torresola, don José Rivera Sotomayor y Carmín Pérez, quienes junto a Isabel cuidaban y brindaban protección a don Pedro Albizu Campos. La salud del Maestro estaba seriamente quebrantada a consecuencia del ensayo con rayos láser que practicaba el imperialismo contra el revolucionario puertorriqueño. Un comando policíaco atacó la sede y el grupo de nacionalistas ejerció su derecho a la autodefensa poniendo a salvo la vida de su líder. El 8 de febrero de 1955 Isabel es declarada culpable por violación a la ley de armas y ataque para cometer asesinato contra un policía. Por estos hechos cumplió 11 años de prisión. Salió de la cárcel en diciembre de 1965.

El quehacer político de Isabel siempre estuvo ligado a la lucha por la excarcelación de los presos políticos. A su salida de la prisión, convierte esa lucha en un apostolado. No ha habido preso político puertorriqueño que no haya recibido su acción solidaria, la que va desde el intercambio epistolar, visitas a la cárcel y apoyo de todo tipo, hasta acciones de mayor envergadura como comunicarse con presidentes de los EE. UU. y mandatarios de otros países para reclamar la salida de estos compatriotas de prisión. Igualmente solidaria ha sido con otros presos políticos internacionales. Es que Isabel es firme creyente en la unión de los pueblos y en la lucha internacionalista por una sociedad justa. Hoy, a sus 105 años, el sueño de El Libertador Simón Bolívar es su utopía y es el general Antonio Valero de Bernabé, puertorriqueño compañero de batallas de Bolívar, el que le permite la concreción de esos sueños. Su constante afán por reivindicar la figura de este revolucionario y hacerlo visible, tanto en nuestra historia, como en esas grandes hazañas continentales, así lo evidencia. Hoy día, el general Valero cuenta con un monumento ecuestre en su pueblo de Fajardo y con la celebración anual de su onomástico, gracias a doña Isabel.

Esta mujer de inmensurable sensibilidad e inquebrantable compromiso es vivo ejemplo de dignidad. No ha habido mordaza capaz de callarla ni encarcelamiento capaz de detenerla. Por eso Isabel está sembrada en el corazón del pueblo puertorriqueño.

31 de octubre de 2012

Gracias a Rita Zengotita por escribirlo y a Rafael Cancel Miranda por compartirlo conmigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s