Frente de Rescate Agrícola

Inminente huelga de trabajadores de los puertos en Estados Unidos pone en grave riesgo los abastos de alimentos de Puerto Rico. Según reportado durante las pasadas semanas, la International Longshoremen’s Association (ILA) ha amenazado con implantar un voto de huelga a partir del 29 de diciembre de este año. La ILA es la unión de empleados de los muelles encargados del manejo de embarque y desembarque de la mercancía que arriba a los diferentes puertos. La ejecución del voto de huelga tendría repercusiones nefastas para Puerto Rico. En primera instancia, para el abastecimiento local Puerto Rico depende en más de un 80% de importaciones que en su totalidad se llevan a cabo a través de puertos en la costa este de Estados Unidos. Solo 4 compañías navieras controlan la totalidad del transporte marítimo de alimentos y solo el puerto de Jacksonville en la Florida maneja el 75% de nuestras importaciones…

Ver la entrada original 481 palabras más

Anuncios

Take control sharpening in Photoshop

Take control sharpening in Photoshop

by Elliot Hook

Most people who have experimented in Photoshop, especially those who shoot in raw, will have some experience of trying to sharpen an image.  Sharpening increases the contrast between neighbouring pixels resulting in the visual effect of a crisper image.  It is typically the last processing step that should be performed on an image and is often used to enhance already well-focussed images or in desperation to try and rescue elements of a photograph that weren’t captured in-focus when the shutter was pressed.

There are numerous ways to sharpen images in Photoshop, so much so that there is a whole sub-menu of filters dedicated to sharpening, each offering a different amount of control and different levels of success.  However, one of the most overlooked filters that can help you achieve better results with more control isn’t found in the Sharpen sub-menu, but is in fact found in the, usefully named, Filter -> Other menu: the high pass filter.

I’ll take you through a step-by-step guide to using high pass filter and hopefully show you how simple and effective image sharpening can be.

Step 1

Start by opening the image that you want to sharpen – ideally, the image will have come from a raw file so not to over-sharpen an ‘out-of-camera JPEG’.   Make sure that you have completed all other processing steps that you wish to perform.  Here I’ll use this image of a fox to illustrate the process (feathers and fur often react well to a bit of sharpening).

HIgh pass sharpening step 1

Step 2

In the layers palette, right click the Background layer, select Duplicate and click OK.  This creates a copy of the original layer and is a key step for the application of the high pass filter.

High pass sharpening, step 2

Step 3

With the duplicate layer selected, select Filter -> Other -> High Pass

High pass filter, step 3

This will bring up a high pass window with a small preview of the results and a Radius control.  If you can see the whole image behind this window, you will notice that the Duplicate layer has turned grey – don’t panic, it’s supposed to.

High pass sharpening, step 3

Step 4

Set the Radius value and click OK.  The higher the Radius, the more sharpening will be applied to the image.  If you play around with the Radius slider, you will notice that at low values, e.g. 1.0 pixels, only high-contrast edges are visible in the grey layer, whereas if you move the Radius slider up to 10 pixels, you will notice that more edges within the image will be highlighted.

HIgh pass sharpening, step 4

The precise Radius value that will result in optimal sharpening will be image dependant, but somewhere in the range 1.0 to 5.0 pixels will suffice.  Generally, 5.0 pixels will be too much, but given that we are performing this action on a duplicate layer gives us the flexibility to be heavy handed with the high pass filter, I’ll explain more shortly.

Step 5

In the layers palette, set the blending mode of the duplicate layer to Overlay.

The Overlay mode ‘multiplies’ the blacks and ‘screens’ the whites of the layer below – that is, makes the dark areas darker, and the light areas lighter.  Up on application of the high pass filter, our image was turned grey (neutral grey in fact), and when setting the Radius value, edges were picked out in light/darker shades of grey.  Therefore, when the blending mode is set to Overlay, the neutral grey areas of the image have no effect, yet the lighter/darker edges screen/multiply the edges of the layer below, increasing the contrast, resulting in a sharper image.

High pass sharpening, step 6

Step 6

Change the Opacity of the duplicate layer to achieve the desired sharpness.  I mentioned that you can be heavy handed with the high pass filter – that is because you can tone back any over sharpening using the Opacity slider.  It is often a good idea to set the Opacity to zero and work your way up to an acceptable level of sharpness so not to over sharpen and introduce artefacts.

Step 7

It is advisable to try and print off a section of your image, at the same scale as you intend to print the full photograph, to get a feel for how much sharpening an individual image requires and adjust the Opacity slider as appropriate.

And that’s it, image sharpened!

High pass sharpening, before and after

The benefit of using this method to sharpen your images is that the sharpening effect is applied in a non-destructive fashion, on a duplicate layer, with a very simple to understand parameter (in the Radius value) that controls the magnitude of the sharpening, as well as giving you the ability to fine tune the final effect using the Opacity slider.

In addition, given that the sharpening is entirely controlled by the duplicate layer, you can have further control for where the sharpening is applied within the image by applying a layer mask to the duplicate layer.

So there you have it, a quick yet effective method for sharpening your images that gives you full control.

Tomado de: http://digital-photography-school.com/take-control-sharpening-in-photoshop

Read more: http://digital-photography-school.com/take-control-sharpening-in-photoshop#ixzz2DAV34eFu

Media under fire in Gaza

altahrir, news of Islam, Muslims, Arab Spring and special Palestine

As part of the ongoing military offensive on the Gaza Strip, two media towers in downtown Gaza City were targeted by Israeli airstrikes on Sunday morning. Seven journalists were injured, of whom two critically. One of the journalists, 20 year old media intern Khader Zahar, lost his leg. The stairs of the building, from which the injured journalists were carried down 11 storeys after the attack, were covered in the journalists’ blood.

The top floors of both al-Shawa (al Hossari) tower and al-Shourouq tower were completely destroyed. The floors accomodated the offices of media like Al Quds radio, Alwan radio, and Amatar.

Around 10am on Sunday journalists and members of Gaza’s civil society gathered in front of the al-Shawa tower to express their strongest condemnation of the attacks and call for the protection of journalists and all civilians.

In furtherance of their attack on media personnel and a few hours…

Ver la entrada original 362 palabras más

#GazaUnderAttack | #Israel: RWB condemns air strikes on news media in Gaza city

Occupied Palestine | فلسطين

REPORTERS WITHOUT BORDERS | NOV 18 2012

Read in Arabic (بالعربية)

Reporters without Borders condemn Israeli air strikes targeting news organizations in Gaza City today and call for an immediate end to such attacks. At least night journalists were reportedly injured and several local and international media were prevented from operating.

“These attacks constitute obstruction of freedom of information,” Reporters Without Borders secretary-general Christophe Deloire said. “We remind the Israeli authorities that, under humanitarian law, the news media enjoy the same protection as civilians and cannot be regarded as military targets.

“Even if the targeted media support Hamas, this does not in any way legitimize the attacks. We call for a transparent investigation into the circumstances of these air strikes. Attacks on civilian targets are war crimes and serious violations of the Geneva Conventions. Those responsible must be identified.”

At around 2 a.m. today, Israeli warplanes fired several missiles at…

Ver la entrada original 860 palabras más

MENSAJE DEL EJÉRCITO POPULAR BORICUA – MACHETEROS

Comunicado de Los Macheteros 23 de septiembre 2012
por EPB-M Miércoles, Oct. 10, 2012 at 7:21 PM

Comunicado de Los Macheteros

MENSAJE DEL EJÉRCITO POPULAR BORICUA – MACHETEROS

Hermanas y hermanos puertorriqueños:

Cada 23 de septiembre el pueblo patriota conmemora el grito de Lares como hemos hecho desde que el maestro Pedro Albizu Campos rescato la fecha, no para su partido Nacionalista, sino para que todas las fuerzas independentistas reconocieran la gesta de los héroes de Lares. Año tras año vamos a Lares para rendirle tributo a los que en 1868, PREFIRIERON MORIR LUCHANDO QUE VIVIR ESCLAVO. Los combatientes de Lares, puertorriqueños y extranjeros, nos ensenaron esa patriótica lección de valor y sacrificio.

Hoy, 144 años después de aquel otro glorioso 23 de septiembre de 1868 venimos desde Lares a Plan Bonito de Hormigueros, a rendir tributo a un luchador, que al igual que aquellos valientes hombres y mujeres, prefirió morir luchando a vivir esclavo. Nos referimos al Secretario General del Ejército Popular Boricua – Los Macheteros, Comandante Filiberto Ojeda Ríos. El Comandante Ojeda sabía que para conseguir la libertad hay que dar pasos que transformen la confusión y el sentimiento de indecisión que embarga a muchos, antes las embestidas propagandísticas y represivas del enemigo común. Nuestro comandante jamás permitió que la confusión y la indecisión fueran determinantes en su vida. Sabía que la planificación, es importante. Sabía que haba que pensar como el enemigo para derrotarlo. Todo su accionar hasta el momento de su muerte, estuvo influido por esa necesidad de planificar los pasos. Por eso, entendimos perfectamente su última orden de “Pa’lante siempre, la lucha sigue”. Con esa orden nos dijo: “la lucha no termina con mi muerte. Mi muerte debe ser el comienzo de una etapa de resistencia a la represión y preparación para la próxima etapa que debe ser el combate final que nos llevara a la victoria.”

Filiberto fue testigo de cambios sociales en Puerto Rico y los EU. Se nutrió de la historia cultural y política de Latinoamérica, el Caribe y Puerto Rico. En este contexto, su sangre combativa, su mente revolucionaria, su serenidad ante la muerte y el amor a su pueblo, plasmo su concepción político-militar y rechazo las elecciones como vehículo para la independencia y la toma del poder. Citamos del manual de entrenamiento de nuestra organización del 21 de marzo del 1995: “En el pasado, los pueblos desarrollaban sus luchas en contra de las injusticias sin identificar el origen central de los males que se combatían: la naturaleza de la totalidad del sistema social. En la actualidad podemos identificar el origen y razón de tales injusticias gracias al marxismo, el cual aplicamos como metodología científica de análisis y guía viva para la acción.” Somos seguidores del socialismo científico y la dialéctica para estar a la par de los tiempos y las circunstancias cambiantes en el mundo y en la lucha de clases.

Como podemos ver, la lucha que lleva a cabo nuestra organización no se da en el vacío. Es, objetivamente, la síntesis, tanto de nuestra tradición y quehacer histórico revolucionario y de las propias experiencias de lucha contemporáneas, como de la utilización del marxismo como metodología científica de análisis y guía para la acción. Nuestro pueblo sabe que nuestras concepciones estructurales responden, no a factores subjetivos o “románticos” sino al análisis preciso y minucioso de todos los factores antes señalados y que son necesarios para el logro de nuestras proyecciones revolucionarias. Por eso no somos aventureros y mucho menos fundamentalistas. Somos revolucionarios que nos ubicamos en la época que nos ha tocado vivir.

El Comandante Filiberto Ojeda tenía muy claro que la libertad se alcanza transformando, educando, concienciando con la palabra y la acción. Entonces, ¿Por qué en esta colonia confundimos más y más al pueblo dándole falsas esperanzas de que al participar en las elecciones coloniales lograremos avances sustanciales? El mundo vive momentos de profundización de la crisis capitalista, de contradicciones y estas, a su vez, generan movilizaciones sociales, resistencias, piquetes. Pero aquí en Puerto Rico, burgueses, pequeño-burgueses y la clase media, se han unido para participar en las elecciones coloniales, sabiendo que nada lograran excepto, teóricamente, avanzar y vigorizarse como fuerza electoral para las elecciones del 2016. Los capitalistas del PNP y del PPD y algunos “realengos” y la burguesía extranjera varían y transforman sus formas de manipular al pueblo, a los obreros y a sectores independentistas que, huérfanos de una filosofía clara y precisa, optan por crear organizaciones electorales o prestarle sus votos a otras organizaciones no independentistas. Para nosotros el status político nunca ha estado en discusión porque el verdadero estado político en el cual se encuentra Puerto Rico es el de una nación intervenida por otra nación: los Estados Unidos. El caso de Puerto Rico es un caso de derecho internacional, como muy bien estableció Don Pedro Albizu Campos al contestarle a un grupo de periodistas que le cuestionaba porque Puerto Rico no debería aceptar el plebiscito y Don Pedro contesto: “Es que el plebiscito es una formula legislativa que se usa para consultar la voluntad de los habitantes que habitan una faja de terreno entre dos naciones soberanas, cuando la población de las dos soberanas se ha mezclado en tal forma que no es posible trazar un límite territorial que las divida. El plebiscito nunca se usa para consultar la voluntad nacional de una nación debidamente constituida, para preguntarle si quiere ser libre, pues esa consulta es una ofensa gratuita inferida a la nación y además, es una pauta insidiosa para dividirla. Pone en discusión nada menos que su existencia como nación libre y soberana.” Durante esa entrevista Albizu Campos les respondió a los periodistas que para Puerto Rico el Tratado de Paris es nulo, que todo acto del Congreso de los Estados Unidos en Puerto Rico es nulo, que por lo tanto ninguna ley de consulta plebiscitaria tiene valor alguno para Puerto Rico. Nosotros el Ejército Popular Boricua – Los Macheteros suscribimos totalmente los planteamientos albizuistas sobre el plebiscito y el Tratado de Paris. Por eso entendemos que el derecho a la independencia jamás se debe jugar en unas elecciones coloniales. El derecho a la independencia, como todo derecho, cuando se nos niega, lo arrancamos, a tiros si es necesario. Fue el Partido Nacionalista dirigido magistralmente por Don Pedro Albizu Campos y sus campañas y acciones revolucionarias a favor de la independencia nacional, lo que forzó a estados unidos a crear el estado Libre Asociado como medida reformista que apaciguara las ansias libertarias del pueblo. Actuemos nosotros para forzar a los estados unidos a entender que sus artimañas reformistas no lograrán nunca acabar con nuestros deseos y necesidad de libertad y que continuaremos luchando hasta lograr nuestra independencia.

Hacemos un llamado a que, luego del próximo evento electoral, nos reunamos para reflexionar. Esa reflexión deberá ser el primer paso para que configuremos un nuevo escenario político-estratégico. Para lograrlo, es importante diferenciar entre los verdaderos intereses de los trabajadores y los intereses de la burguesía explotadora, criolla y extranjera para poder desarrollar una estrategia en un lapso de tiempo que nos permita acumular fuerzas para combatir efectivamente a los explotadores. Debemos estar claros de que surgirán diferencias y contradicciones entre las fuerzas independentistas las cuales deben resolverse tomándose en consideración el bienestar del pueblo y la lucha por la independencia. En el transcurso, surgirán periodos de perturbación, movilizaciones, arrestos, agitación, los ayudaran a crear un nuevo escenario y, sobre todo, contribuirán a que el pueblo adquiera confianza sobre sí mismo y su capacidad de combate.

Mientras esto no suceda, los deseos de un Puerto Rico justo siguen siendo un punto de atracción para las masas trabajadoras, los estudiantes, los jubilados, las amas de casas, los desempleados en fin del pueblo. Como es de esperarse, todos albergamos la idea de salir de la crisis con las menores consecuencias posibles. Enseñar que eso solamente es posible si tenemos los poderes para decidir en nuestro país, debe ser la ruta de nuestras campañas orientadoras, de la educación popular que llevan a cabo algunas organizaciones sociales.

La historia latinoamericana y caribeña nos ha enseñado que las crisis pueden preceder cambios drásticos. Más aun cuando está de por medio la lucha por la independencia patria. Los llamados a la paz y a trabajar por otro Puerto Rico, pero sin explicar cómo puede construirse, movilizar sin permitir la espontaneidad de algunos sectores en las manifestaciones, solo consiguen apaciguar, desmovilizar y en nada contribuyen al desarrollo de una verdadera conciencia de clase y de la necesidad de luchar por lo que queremos. Este comportamiento puede entenderse en un pueblo que a propósito se le ha negado su historia verdadera y al que se le distrae con asuntos superficiales y propaganda que no recalca lo positivo de su cultura e idiosincrasia. A un pueblo sometido a ese sistema enajenante, se le dificulta asimilar la realidad histórica que atraviesa, sus triunfos, como el de la salida de la Marina de Vieques, la lucha contra el gasoducto y otros tantos triunfos. Son triunfos parciales, faltos de seguimiento y, sobre todo, no se enmarcan en la lucha por la independencia, pero son triunfos y deben servirnos de enseñanza para entender que podemos lograr la independencia si luchamos por conseguirlo.

Un paso importantísimo en esta etapa de nuestra lucha, es la unidad. Nadie puede negar el momento histórico que vivimos los trabajadores, los estudiantes, las amas de casas, los jubilados, los desempleados, los artesanos, los pequeños comerciantes, las comunidades. Todos y todas, hemos construido la nación puertorriqueña con el sudor de nuestras frentes y, asimismo, todos y todas estamos viviendo unos momentos de zozobra y abatimiento en esta crisis económica, social y política que nos arropa. Por un lado, el gobierno de corte fascista ha extremado las medidas represivas y ha extendido los privilegios a las clases pudientes del país. Por el otro lado, la oposición pusilánime del PPD manejado por los mismos intereses que el PNP. Luego, la profusión de partidos, algunos con excelentes compañeros como candidatos pero que, equivocadamente, han puesto la fe en el sistema electoral para lograr las transformaciones que necesitamos.

La unidad independentista aportaría una nueva perspectiva a este escenario político. Es hora ya de que nos levantemos puño en alto y, al unísono, sacudamos la conciencia del pueblo borinqueño. Nuestra patria se encuentra en peligro y es hora de mayor combatividad, de los mayores sacrificios, del heroísmo de conjugar las fuerzas del pueblo para transformar las condiciones de la realidad puertorriqueña. Lograr la unidad sería indicio de un reconocimiento expreso de la existencia de una verdadera voluntad patriótica que trasciende los propósitos de cada organización y adquiriría una importancia considerable para nuestra lucha. Tenemos que trabajar la unidad en todos los aspectos. Por ejemplo: la derrota o eliminación del sectarismo, el protagonismo y el dogmatismo que todavía persisten en las filas del movimiento patriótico. Las luchas pequeñas y mezquinas por el poder dentro de las organizaciones y entre organizaciones, deben terminar. Estas luchas solamente benefician al enemigo común que se aprovecha de las debilidades y manipula situaciones para profundizar las divisiones. No le hagamos más el juego. Ante la situación del momento, sugerimos una unidad en la acción. Ponernos de acuerdo en tareas muy específicas y claras. No discutir, de momento, los problemas estratégicos, sino ponernos de acuerdo en los problemas concretos y en desarrollar formas concretas de lucha.

El Ejército Popular Boricua-Macheteros convoca a todo el independentismo de todas las vertientes, para que hagamos el compromiso de continuar adelante olvidando viejas rencillas y poniendo nuestros recursos y conocimientos a disposición de la patria que nos necesita. Los convocamos a la unidad de la izquierda por la independencia de la patria. Unidad para construir una nueva patria sin miseria ni represión. Un nuevo país democrático con equidad y justicia social, libre y soberano, al servicio de las grandes mayorías. Nosotros no daremos un paso atrás. Nuestra meta final es la republica soberana y socialista de Puerto Rico o de lo contrario continuará la lucha clandestina y armada.

Inspirémonos en los ideales de libertad. Que no nos falta nunca la orientación del padre de la patria Ramón Emeterio Betances, que nos ilumine siempre el comportamiento y compromiso de Don Pedro Albizu Campos, el sentido de camaradería y análisis científico del Comandante Juan Antonio Corretjer y nos dirija la estrella libertadora de nuestro Comandante Filiberto Ojeda Ríos.

¡VIVA PUERTO RICO LIBRE!
¡VIVA LA LUCHA ARMADA!
¡VIVA EL EJÉRCITO POPULAR BORICUA-LOS MACHETEROS!

DESDE ALGÚN LUGAR EN EL CORAZÓN DE LA PATRIA,

Comandante Guasábara
Estado Mayor Nacional

¿Elecciones democráticas?

¿Elecciones  democráticas?

 

 

Rafael Cancel Miranda

 

 

Mañana, 6 de noviembre, serán las elecciones coloniales en Puerto Rico, elecciones   de  mentira pues en Puerto Rico no gobernamos los puertorriqueños, gobiernan los estadounidenses. Así que —extraño como parezca— el pueblo puertorriqueño habrá gastado decenas de millones de dólares para ser engañado. A las elecciones coloniales en esta ocasión le han añadido un supuesto plebiscito, aunque realmente no hay compromiso alguno por parte del gobierno yanqui, y aunque hubiese un compromiso, el plebiscito sería un fraude. Dentro de la situación en que vivimos los puertorriqueños —de coloniaje cien por ciento— no existe la libertad para votar libremente.

 

En un tiempo, en Puerto Rico éramos más de 4 millones de puertorriqueños. Ahora somos 3.7 millones puesto que entre el coloniaje y las medidas neoliberales impuestas en el país —en ocasiones con violencia— se ha empobrecido a la población y miles y miles de puertorriqueños han tenido que salir de su país en busca de trabajo para mantener a sus familias. Los yanquis controlan nuestras leyes comerciales y han desmantelado la economía puertorriqueña, al igual que la agricultura. Y ¿cuántos de esos 3.7 millones de residentes en Puerto Rico son puertorriqueños? En Puerto Rico hay un gran número de estadounidenses con derecho al voto, tanto así que los anuncios electorales se publican   en español e inglés. Y hay otros miles de extranjeros que residen en Puerto Rico, pero que han jurado lealtad a la bandera estadounidense, no a la puertorriqueña. ¿Cómo creen que votará la mayoría ellos? No olvidemos que en Hawai fueron los extranjeros los que constituyeron la mayoría en un supuesto plebiscito que llevó la estadidad a esa otrora nación.

 

El gobierno estadounidense ha forzado a cientos de miles de puertorriqueños a vivir en un estado de dependencia, y para otros miles su supervivencia depende de los empleos que les provee el gobierno colonial. Además, el gobierno yanqui controla todos los medios de comunicación masiva. A nuestros niños desde temprana edad se les deforma su identidad nacional, así como sus lealtades.

 

Tampoco olvidemos la represión de la que han sido víctima los luchadores por la independencia. Hace un tiempo se descubrió que la policía de Puerto Rico había levantado expedientes a 135,000 puertorriqueños por el solo hecho de ser independentistas o por afirmar su puertorriqueñidad de alguna forma. En más de una ocasión, bajo órdenes yanquis, los luchadores puertorriqueños han sido masacrados y sus hogares y negocios incendiados. El pueblo puertorriqueño ha combatido; muchos han sido perseguidos y encarcelados y otros han sido víctimas del terrorismo de estado, incluso por parte del FBI, agencia represiva estadounidense. El 23 de septiembre de 2005, más de 200 de estos agentes llegaron a Puerto Rico para emboscar y asesinar al líder independentista Filiberto Ojeda Ríos.

 

Algunos años atrás se fundó una organización de jóvenes llamada La Nueva Escuela cuyo propósito era orientar a las comunidades acerca de la necesidad de la independencia para Puerto Rico. No bien pasó un tiempo cuando la agencia represiva del FBI comenzó a presentarse en sus casas de madrugada, a detenerlos cuando iban camino al trabajo y a amenazar con llevarlos ante un gran jurado federal. Recientemente un grupo de jóvenes regresaban a Puerto Rico luego de asistir a una conferencia internacional de la juventud latinoamericana en Caracas, Venezuela.

 

Al llegar a Puerto Rico, los agentes federales los detuvieron por varias horas, les confiscaron sus teléfonos móviles y sus cámaras, así como literatura de la conferencia. Sí, yo también he sido amenazado y he sido objeto de intentos de asesinato.

 

Podría seguir enumerando otros actos de persecución contra los luchadores por la independencia de nuestra patria, pero creo que lo anterior basta para demostrar que no puede haber elecciones libres en Puerto Rico. Somos un país secuestrado por el poder imperialista estadounidense. Para votar libremente, primero hay que ser libre. Cuando lo seamos, votaré.

Las Banderas Coloniales

Las Banderas Coloniales

Por Santos Hernández

4 de noviembre de 2012

Observando la cantidad de banderas de los diferentes partidos coloniales de Puerto Rico, ondeando vigorosamente por el esfuerzo de sus fanáticos me hace pensar muchas cosas. Tanta energía y frenesí invertidos en ondear una bandera que su función primaria es fortalecer el coloniaje. Todo esto va acompañado de las ruidosas sirenas y bocinas hasta de camiones para resaltar el fanatismo. Y no se olvide de las aceleraciones excesivas de los diferentes vehículos de motor.

Es increíble ver perderse un pueblo afectado por el coloniaje de tantos siglos en un proceso que los afirma como esclavos de un pueblo extranjero. El poder extranjero invasor, le va permitiendo al pueblo colonizado participación del sufragio a medidas que un movimiento libertador va creciendo en la base del pueblo. Para el invasor extranjero detener la efervescencia libertadora que cada vez tiene más adeptos en un pueblo sometido a la esclavitud, establece por ley la participación a elecciones. De esta manera el fraccionamiento en partidos de todo el movimiento libertador anula esa lucha por la libertad ansiada, y se fortalece el coloniaje.

Es así que se va doctrinando el pueblo a participar en elecciones coloniales para fortalecer el régimen del invasor extranjero. Eso fue lo que llevó al día de hoy a que el fanático colonizado levante la bandera del partido colonial que lo representa. Su orgullo personal es pertenecer y defender un partido colonial, que mediante una conducta aprendida, inconcientemente defiende y promueve el coloniaje. Las elecciones coloniales son la espina dorsal que fortalece la esclavitud del pueblo de Puerto Rico, parafraseando a Juan Antonio Corretjer Montes . Estas son el principal instrumento que aplicado junto a las mentiras, el invasor militar extranjero utiliza además de la represión.

Desde pequeños se les hace creer al pueblo que la democracia es sinónimo del sufragio. Por esa doctrina es que el puertorriqueño acude en masa con banderas de sus partidos a defender según el, “su derecho democrático de ejercer el sufragio”. El colonizado elector, por ley extranjera del invasor, acude a emitir un sufragio en carácter de extranjero en su propia tierra. Para poder sufragar (Votar) en Puerto Rico se tiene que ser extranjero, ciudadano de el país invasor. A ningún puertorriqueño se le permite emitir voto alguno en las elecciones coloniales. Tiene que negarse a sí mismo y aceptar su condición colonial para poder emitir el sufragio.

Esto quiere decir que irónicamente aquellos que defienden nuestra identidad nacional y aman la libertad al emitir el sufragio aceptan todo lo contrario de sus propios ideales. La doctrina colonial les enseña y promueve esa pasión desenfrenada por los partidos coloniales. Izan las banderas del coloniaje y con excitación las mueven haciendo que el invasor extranjero se sienta tranquilo allá a lo lejos, disfrutando de su libertad y soberanía.

Con el sistema electorero, el país interventor extranjero, que a fuerza de cañones y sangre nos invadió militarmente, deja en manos de lacayos insulares la aplicación de sus órdenes represivas sobre los puertorriqueños. De esta manera ante el pueblo, el invasor extranjero presenta una imagen paternal de aquel que viene a rescatarnos cada vez que el lacayo no puede controlar al colonizado. También le hace creer al colonizado que es libre y que tiene plena facultad para gobernarse mediante un Reglamento Nacional de Orden Público que le llama Constitución. Esta mal llamada constitución que primero tuvo que ser aprobada por el amo esclavista, establece bien claro, que la soberanía la posee el invasor extranjero. Es así que el colonizado confunde lo que es un permiso para mantener la dominación y el orden colonial actuar con democracia.

Esa lujuria colonial electorera es la que lleva hoy a que el colonizado levante las banderas del coloniaje con furia hacia sus propios hermanos. Si solo supiera que con esa acción solo lo que consigue es que el invasor extranjero continúe siendo el dueño de su destino, no importa el color colonial que le administre la colonia al extranjero interventor.

Hay una sola bandera que dignifica, la bandera de la Libertad. Con la Libertad se obtiene todo, es la máxima presea de la humanidad. Cada ser humano, cada país, debe luchar por su libertad y luego de lograda dar hasta la vida por preservarla. Las mujeres y hombres del planeta solo obtienen la igualdad cuando son libres. Si aquellos que ondean vigorosamente las banderas del coloniaje le dedicaran esa misma intensidad a levantar la bandera de la Libertad, se acabaría con la esclavitud que mantiene condenado a la miseria a nuestro pueblo.

Ondea bandera por la dignidad, ondea bandera por la humanidad, ondea bandera por la Libertad.