Claves para un buen fotoperiodismo

Claves para un buen fotoperiodismo

Soledad Puente y William Porath, Ponticia Universidad Católica de Chile. Santiago, Chile. [spuente@uc.cl]  [wporath@uc.cl].

 

Resumen

Este artículo presenta el desarrollo de un instrumento de medición creado para analizar la capacidad de los diarios de entregar información con valor noticioso a través de sus fotografías. Los autores primero exponen los principios teóricos y la metodología empleada en el diseño de la herramienta, para luego, una vez comprobada su relevancia estadística, aplicar esta última a una muestra conformada por imágenes del diario Las Últimas Noticias.

El trabajo es parte de un proyecto de investigación de mayor alcance, con nanciamiento Fondecyt 1, que contempla la evaluación y análisis del peso informativo de las imágenes de diarios y noticiarios de TV.

Palabras clave: Fotografía periodística, imágenes de prensa, valor noti­cioso, principios composicionales.

Abstract

This article presents the development of a measurement tool created to analyze the capacity of the newspapers to deliver newsworthy information through their pictures. The authors rst expose the theoretical principles and methodology used in the design of the tool, to then, after testing its statistical signi cance, apply it into a set of images from the Chilean newspaper Las Últimas Noticias. The work is part of a wider research proyect, nanced by Fondecyt, aimed to evaluate and analyse the informative value of the images showed by newspapers and TV news shows.

Keywords: Journalism photography, newspaper pictures, newsworthyness, compositional principles.

La visualidad ha marcado la historia de la humanidad, tanto por su capacidad de síntesis como por sus posibilidades narrativas. En su Tratado de la Pintura, Leonardo Da Vinci alaba la capacidad que tiene la imagen de un lienzo sobre un texto para transmitir información, con una frase perfectamente asimilable al siglo XXI: “La pintura presenta las obras de la naturaleza a los sentidos con verdad y certeza mayores que las letras o las palabras”  (2004, p. 17).  Es decir, el espectador se relaciona con la imagen de un cuadro, primero en su totalidad e inmediatez, sin necesidad de una lectura, y desde allí la interpreta o saca sus conclusiones.

Esta preocupación del artista visual por desarrollar su capacidad narrativa sólo con los elementos dispuestos en la tela, es también valioso para el periodismo. El fotoperiodista, al igual que el artista, no sólo debe encuadrar los elementos que desea presentar sino también darles orden en un plano visual, bajo ciertos criterios de composición (que en cierta medida son comunes y universales y que se vuelven más relevantes que nunca en una época cargada a lo visual). De hecho, tal como explica Julianne Newton, Una característica signi cativa de la cultura del siglo XX es su atención a lo visual. Los teóricos han notado una vuelta a lo Pictórico a través de la cual nos damos cuenta de que los medios donde la imagen es dominante han superado a aquellos donde la palabra es dominante (2001, p.83). En ese sentido, esta mayor participación de la imagen en la apropiación de los contenidos también incluye al periodismo, donde ha aumentado la necesidad de comunicar rápida y sintéticamente los hechos informativamente relevantes.

Más aún, el historiador Martin Jay (2007, p.2) ha denominado esta época como la del centrismo ocular (ocularcentrism), pues el predominio de lo visual que se inicia con el modernismo llega a su máxima expresión en el postmodernismo. Siguiendo esta idea, Mirzoeff explica, por su parte, que mientras más visual se torna la cultura, más postmoderna es: Si bien la cultura impresa no desaparecerá, la fascinación con lo visual y sus efectos que marcaron al modernismo ha generado una cultura que es cada vez más postmoderna mientras más visual lo sea (1999, p.3). Esto se complementa con los estudios de Fyfe y Law (1988) o Berger (1972), quienes sitúan en la década de los 70 un cambio cultural en el cual el sentido de la vista adquiere un poder superior al resto.

Todo esto ha in uido en la prensa. Hace unos meses Sara Quinn y Peggie Stark, del grupo de investigación EyeTrack del Poynter Institute, entregaron los resultados del proyecto EyeTrack 07[ii] que analiza el comportamiento de la vista frente a páginas de diarios y que este año incluyó, por primera vez, prensa en web. Una de sus principales conclusiones fue que las fotografías atraen más a los lectores que lo escrito, y que las imágenes documentales (de gente haciendo cosas reales) son mejor recibidas que las de estudio. También se constató que las fotografías en color se pre eren sobre aquellas en blanco y negro; que las de mayor tamaño atraen la vista de los lectores en un 50%, versus un 20% de las imágenes pequeñas; y que los lectores dirigen su vista a los grandes titulares y fotografías, más que a los pequeños con imágenes reducidas.

Los medios impresos chilenos tampoco han estado ajenos a estas transformaciones visuales y tecnológicas, pues el público chileno (al igual que el del resto del mundo) se ha tornado un “animal visual” que pide sencillez, claridad, síntesis y, por sobretodo, explicaciones visuales antes que textuales.

Esto es lo que parece explicar gran parte de los cambios que se han ido produciendo en los diarios chilenos más importantes. A sus crónicas se les ha incorporado una mayor cantidad de blanco, de infografías, fotografías de mayor tamaño y un diseño más amigable. Desde 1995[iii] el diario El Mercurio, conocido como un diario de referencia en Chile, ha venido reduciendo el ancho de sus páginas, disminuyendo la cantidad de palabras por crónica, y re-ajustando la cantidad de imágenes de llamada del diario (Edwards, 2004). Al igual que El Mercurio, el diario La Tercera se ha sometido a un proceso de remodelación[iv] cuyo objetivo es consolidar su lectoría en la clase media y ampliarla hacia públicos de ingresos más altos. Para eso, el diario integró a su estrategia una preocupación estética, considerando que el diseño era tan importante como el contenido (Heredia, 2004). Y Las Últimas Noticias, un diario popular cuyo crecimiento en lectoría e in uencia lo han convertido en un caso de análisis universitario, sólo comenzó a nanciarse con sus ventas cuando decidió transformar su portada en un gancho de compra, al combinar palabras e imágenes para contar historias de actualidad.

Si el énfasis editorial de Las Ultimas Noticias ha tenido éxito, la sistematización de este modelo de narración de historias a través de imágenes puede servir de referente para otros medios y profesionales como periodistas y reporteros grá cos. La fotografía puede pensarse más que sólo como un adorno estético y parte de un diseño. Entonces, ¿Por qué no potenciar la capacidad narrativa de las fotografías en los diarios para convertirlas en un aporte informativo? ¿Por qué no proponer estrategias que aumenten la capacidad de las imágenes para entregar información periodística, ajustándose a esta época más visual que ilustrada?

NUESTRO ESTUDIO

A lo largo de dos años, un equipo de investigadores de la Facultad de Comunicaciones ha estado trabajando en el análisis y la propuesta de un método que permita revisar y evaluar la calidad de las imágenes periodísticas, para así contribuir a potenciar su uso en la prensa escrita y en la televisión[v]. El punto de partida se centra en los llamados principios composicionales que Gillian Rose (2001) usa en su metodología de análisis (interpretación composicional) y que están basados en las relaciones de medida y proporción descubiertas por Pitágoras, al notar que la naturaleza tenía patrones y ritmos que podían expresarse en fórmulas cuantitativas. Estos principios (incluyendo la perspectiva), que fueron aplicados durante siglos por pintores y grandes artistas como un modo de ordenar los elementos en el cuadro, posteriormente les han servido a fotógrafos y cineastas para estructurar sus encuadres y así guiar de modo más e ciente la atención del espectador. Básicamente, éstos se organizan en un rectángulo de proporción de 5/8, que sirve para encuadrar y se divide en tercios horizontales y verticales (secciones áureas), en cuyas uniones están los llamados puntos fuertes . Además, se agregan la relación signi cativa entre los planos, el uso de color y el enfoque/desenfoque, como modos de dar relevancia a los diferentes elementos presentes en el cuadro.

En base a estos principios, el equipo ha trabajado en la elaboración de un instrumento de medición capaz de dar cuenta de su grado de utilización en el registro de imágenes periodísticas. Ahora bien, aunque la investigación Fondecyt contempla propuestas para fotografías e historias periodísticas de televisión, el presente artículo está centrado en prensa y en el análisis del caso de Las Ultimas Noticias.

 

FOCO EDITORIAL

Una de las primeras dificultades en la elaboración del instrumento fue la necesidad de organizar los principios de composición en torno a un objetivo periodístico. Era insu ciente analizar la fotografía sólo desde el punto de vista del cumplimiento de las variables composicionales, pues se dejaba de lado el componente propiamente informativo. Para ello se desarrolló el concepto de “Foco Editorial” (Puente & Marinello, 2006) como el indicador eje y que serviría de patrón para el análisis de la disposición de los elementos en el cuadro.

Para el periodismo la palabra y la imagen no son lenguajes excluyentes, sino complementarios y necesarios el uno para el otro, con objetivos comunes. De hecho, los fotoperiodistas consideran ambos elementos como piezas claves para comprender la real magnitud del hecho registrado por una cámara: “(…) the root of what photojournalism is: the marriage of words and pictures” (Zavoina, 2006, p.12). El problema es que esta relación armónica de matrimonio entre imagen y palabra no siempre se da de modo natural o inmediato, pues no sólo cada una de ellas puede denotar cosas diferentes, sino que además poseen distinta densidad semántica. Ronald Barthes (1970) fue uno de los primeros en abordar este problema desde una perspectiva teórica, acuñando los términos “anclaje” y “relevo” como un modo de disminuir la polisemia natural de las imágenes. El anclaje se refiere al hecho de que una imagen denota (revela) muchas cosas o da cuenta de todos sus sentidos posibles, y el relevo se da cuando ésta necesita la complementariedad de las palabras de un texto.

Para disminuir la polisemia de la imagen periodística se necesitaba entonces un aglutinador de sentido. Es por eso que el equipo propuso, para nes pedagógicos y de investigación, el concepto “Foco Editorial”, que es la idea central de la información que se extrae del titular (en el caso de los diarios) y del lead (en el caso de los noticiarios de TV), pues se asume que a través de ellos los editores y periodistas sintetizan la promesa informativa.

Para efectos de su análisis y uso instrumental, esta idea se convierte en una oración con sujeto, verbo y predicado al que se denomina “Foco Editorial Textual”(FET) como un modo de diferenciarlo de la idea que transmite por sí sola la imagen y que se denominó Foco Editorial Visual (FEV). Con un FET claro, se precisa tanto el objetivo informativo de la crónica o nota, como el de la fotografía. Nuestro estudio se ha enfocado principalmente en la relación que existe entre el FET y la imagen, bajo el supuesto de que la composición de esta última debe apuntar a resaltar, reforzar o complementar los elementos centrales del FET. En términos concretos para el caso de los medios de prensa escrita, este análisis busca detectar la correspondencia entre el titular de la información y las imágenes de la misma.

Ahora bien, una historia es más que un tema. Lajos Egri en su texto clásico de guión Cómo escribir un drama plantea que toda obra debe tener una premisa “que le conducirá inequívocamente a la meta que su drama espera alcanzar” (1947, p. 25). En ese sentido, el drama requiere una cierta claridad, una premisa elemental que lo recorre desde el principio hasta el nal, para que así el espectador no se pierda y se integre (Seger, 1991). Los periodistas son narradores de historias y como tales no les es ajena la necesidad de incorporar estos conceptos a sus crónicas. Entonces, para que el público comprenda mejor lo que se le quiere comunicar, tanto el periodista como el reportero gráfico deberían ser capaces de sintetizar en una frase el foco editorial de su historia, el cual a su vez debería ser el mismo que haga propio el receptor.

En síntesis, la investigación se basa en dos supuestos: por un parte, se considera que las buenas imágenes periodísticas son aquellas que se encuentran directa o indirectamente vinculadas con el Foco Editorial Textual de la noticia, y por otra, que son las variables composicionales las que resaltan en la imagen aquellos elementos centrales de la información sintetizados en el FET. Las imágenes que logren estos atributos serían, por lo tanto, las que contribuyen mejor a la historia y poseen un mayor valor periodístico.

 

EL INSTRUMENTO

Para analizar las fotografías de prensa, comprobar su relación con el FET del titular y examinar si su composición aporta a la transmisión de dicha información, se elaboró un instrumento de medición compuesto por cinco ítems:

1.  Descripción del objeto: mediante cuatro variables (una abierta y tres cerradas) se apunta a clari car el FET de la noticia (quién actúa en ella y qué hace), si los elementos de dicho foco están presentes en la imagen, y cuál es la relación existente entre fotografía y FET.

 Hay que considerar que, para aplicar correctamente el instrumento que se desarrolla aquí, es fundamental determinar el FET de la noticia correspondiente para cada fotografía analizada. Es así como, a partir del titular de la noticia en la cual se inserta la imagen (si es necesario se analizan también el epígrafe y las bajadas), de dicho titular debía obtenerse:

*  El término que define al sujeto activo que realiza la acción (el quién).

*  El núcleo del predicado, es decir, el verbo que de ne la acción realizada por dicho quién (el qué).

*  El complemento (directo, indirecto, etc.) del verbo, es decir, el predicado en su conjunto, con todos aquellos datos que permitan contestar la pregunta qué hace el quién.

 El quién no tiene que ser necesariamente una persona en particular. Puede ser cualquier agrupación social, pero también objetos animados o inanimados, animales, situaciones, etc. En muchos casos es imposible que en la imagen aparezcan todos los que corresponden a dicho quién, por lo que bastaba que estuviera presente al menos un representante de dicho sujeto plural o un símbolo que hiciera referencia al mismo, para que en el instrumento se a rmara que el quién sí se encontraba presente.

2.  Dimensiones: consiste en cuatro indicadores que permiten dejar constancia de la posición de la fotografía en la nota, de sus dimensiones, de la proporción existente entre texto, fotografías e infografías, y también respecto del plano utilizado.

3.  Composición: se trata de 15 indicadores (todos cerrados) que buscan detectar la presencia de las principales variables composicionales en la imagen (uso de puntos fuertes, uso de los tercios, equilibrio, nitidez, legibilidad, uso de diagonales y camino visual). En cada caso la evaluación de si hay un uso adecuado de estos recursos está en directa relación respecto de los elementos del FET: es así como se trata de determinar si son ellos los que están en los puntos fuertes, por ejemplo.

4.  Uso del color e iluminación: se usan 8 indicadores (todos cerrados) cuyo objetivo es detectar el correcto uso de los colores amarillo, rojo, verde y azul en la imagen, además de determinar si existen diferencias de iluminación en la misma.

Sin embargo, como muchas veces se publica una imagen que, no cumpliendo requisitos básicos de una buena composición, se estima que su mero contendido es algo que vale la pena transmitir al público, se decidió, entonces, agregar un quinto grupo de variables para controlar esta situación, llamadas aquí aciertos fotográficos:

5.  Aciertos o Momentos: son cinco variables (todas cerradas) que buscan determinar si la imagen es fortuita, si su ángulo es original, si existe movimiento (acción inconclusa) en ella, si permite apreciar un gesto en sus protagonistas y qué tan estadísticamente inusual es.

Con esta estructura se elaboró una ficha y su respectivo libro de códigos, que en su versión preliminar se aplicó a ocho ediciones de La Tercera, El Mercurio y Las Últimas Noticias, analizándose en cada caso diez fotos de cada ejemplar, lográndose así una muestra de 240 imágenes. Con los resultados de esa medición se realizó una primera prueba de con abilidad de intercodi cadores a 58 casos de imágenes seleccionadas al azar[vi]. Los resultados de esta prueba arrojaron un índice de coincidencias superior a 0,7 en 30 de las 35 preguntas comparadas, pero un índice Kappa superior a 0,7 en sólo 15[vii] (ver Tabla 1). Especí camente se logró un nivel aceptable de Kappa en las preguntas relacionadas con la presencia del FET en la imagen, el uso del color, la iluminación y la nitidez.

Se decidió entonces que el equipo realizara un ajuste y perfeccionamiento del instrumento, por lo que se de nieron mejor algunas variables, se fundieron algunas preguntas y se agregaron 18 referidas a la relación entre las variables composicionales y el FET. Con este nuevo instrumento (y su respectivo libro de código o manual) se desarrolló una nueva medición con una muestra de 8 ejemplares de Las Últimas Noticias, seleccionados entre los meses de mayo y julio de 2006 con el método de la Semana Construida [viii]. Los resultados de esta segunda medición son los que se presentan en este trabajo.

De Las Últimas Noticias se chó una nota por hoja del diario, eligiendo la más importante de cada página (fundamentalmente la que ocupaba más espacio). El objetivo era tener por lo menos trece fotografías por edición. Se descartaron del análisis todas las noticias sobre temas internacionales, pues las fotos suelen ser de agencias. Tampoco se charon las recortadas o silueteadas , pues en ellas sólo se puede apreciar el personaje y no el encuadre. Se evitó además char imágenes muy similares dentro de una misma nota que tuviera más de una imagen, para evitar sesgos.

Así, fueron fichadas 104 fotografías por dos personas distintas, para realizar una segunda prueba de con abilidad al instrumento. Los resultados de esta segunda prueba de con abilidad (Tabla 1) arrojaron un índice de coincidencias superior a 0,7 en 50 de las 51 preguntas comparadas, y un índice Kappa superior a 0,7 en 27 de ellas. Esta segunda medición demuestra un avance en relación a la anterior en cuanto a una mayor claridad en la de nición de las categorías incluidas en el instrumento. Los aspectos cuya medición sigue siendo insatisfactoria tienen que ver principalmente con el uso de diagonales en la imagen, el camino visual, la sección áurea y si hay rareza estadística.

Con estos resultados y siguiendo a Lombard et al. (2002), podemos señalar que aquellas variables con un índice Kappa superior a 0,8 (16 ítems) estarían listas para su aplicación en estudios posteriores. A ellas se pueden agregar otras cuatro, en las que Kappa no se pudo calcular, pero que tienen índices de coincidencias superiores a 0,97. Respecto de aquellas con un índice Kappa superior a 0,7 (11 preguntas), serían utilizables en estudios exploratorios. A ellas se pueden agregar otras 5 que, a pesar de tener un Kappa inferior a 0,7 pero superior a 0,6, presentan índices de coincidencias superiores a 0,9[ix]. Las restantes 15, con índices Kappa y de coincidencias inferiores, deben seguir trabajándose.

 

EL CASO DE LAS ÚLTIMAS NOTICIAS

La selección de Las Últimas Noticias (LUN) como caso de análisis no es casual; se debe a la claridad de la propuesta visual que tiene este medio, algo que es capaz de percibir el lector en el quiosco y el académico en las aulas. El editor grá co de LUN, Miguel Ángel Felipe, piensa que la imagen es la historia. Según él, esto se ha hecho más claro para su equipo luego de constatar que las buenas imágenes les ayudaban a vender más diarios, lo que les llevó a tomar conciencia de que ésta podía ser algo más que un mero complemento de la noticia. “Al pensar en una imagen hay que ir a buscar emoción, personajes, intención en la mirada, (…) Las fotos de Robert Capa del desembarco en Normandía no son excelentes en calidad, sí en contenido y oportunidad. Se genera una estética fotográ ca con un ordenamiento pictorialista” [x]. Para LUN, la portada no es producto del azar sino el resultado de un trabajo que termina al final de la jornada y bastante tarde en la noche, cuando el editor da el visto bueno, pues ya es poco probable que alguna información nueva y más atractiva aparezca. El tratamiento narrativo de la imagen no es sólo para la portada, sino que también es posible reconocerlo en las páginas interiores del diario y en su contratapa. Gracias a esto, Las Últimas Noticias se ha convertido en una de las pruebas más concluyentes para los medios del valor de las imágenes en sí mismas.

 

APLICACIÓN DEL INSTRUMENTO A LUN

Descripción del objeto: En el 67,3% de las imágenes analizadas del diario LUN aparece el quién del titular de la nota (FET) pero sólo en el 33,7% se plasma el qué hace dicho quién. Esto era esperado pues habitualmente la prensa nacional no se hace cargo del desafío que significa buscar imágenes que grafiquen claramente el FET en su complejidad, es decir, mostrando también la acción que realiza el sujeto de la noticia. Se asume sí que es más difícil encontrar imágenes que representen ideas de mayor abstracción.

A partir de estos datos se construyó una tipología de imágenes que resulta del cruce de ambas variables. De esta forma se obtuvo que, de las 104 imágenes analizadas, en 21 casos (20,2%) no aparece ni el quién ni el qué (y por ende no guardan relación con el FET de la nota); mientras que en otros 22 casos (21,2%) aparecen ambos, lográndose en ellos el desafío de hacer coincidir el FEV con el FET, plasmando el Foco Editorial de la nota. En 48 casos (46,2%) en tanto, aparece sólo el quién y en 13 imágenes (12,5%) aparece sólo el qué del FET.

Relación entre la imagen evaluada y el texto de la información (FET): De acuerdo a lo esperado por el amplio predominio de imágenes en que sólo aparece el quién del FET, se obtuvo un amplio predominio de las fotografías de ilustración (57,7%), que corresponden a aquellas imágenes en que está presente sólo el quién, o sólo el qué, o sólo parte de este último (Tabla 2) Por otra parte, aquellas imágenes que principalmente refuerzan el texto, (pues en ellas está presente la totalidad del Foco Editorial Textual, es decir, la relación quién hace qué,) representan el 21,2% del total de casos.

Aquellos 21 casos en los que no estaban presentes ninguno de los elementos centrales del FET, se dividieron entre aquellas fotografías que complementan al FET (entregando nueva información relacionada con el quién o el qué) y un porcentaje un tanto mayor que, por no contener ninguno de los elementos del FET, resultan equívocas o contradictorias con el FET, es decir, proponen un Foco Editorial Visual distinto.

La Tabla 2 también evidencia una correspondencia entre la tipología construida en torno a la presencia de los elementos centrales del FET, por un lado, y por otro la relación entre el texto y la imagen.

Plano: En cuanto al plano utilizado, hay una clara preeminencia del plano medio o plano americano[xi] (60,6%), situación que se repite en los cuatro tipos de relaciones de la imagen con el FET, con una salvedad: en aquellas tipologías donde está presente el quién se aprecia un mayor uso del primer plano o close-up, dado que es un plano destinado a resaltar los rostros y lógicamente estos tenderán a asociarse al quién del FET. Por su parte, la ausencia del quién y del qué del FET coincide con una mayor tendencia a utilizar el plano general o gran general, y también al uso de imágenes que complementan el FET, por ejemplo, entregando información respecto de dónde se efectúa la acción.

Uso de puntos fuertes en el FET: En cuanto al uso correcto de los Puntos Fuertes, es decir, a ubicar al quién en alguno de los puntos fuertes del cuadro, esto se da en casi un 83% de los 70 casos en que el quién está presente (Tabla 4). Además, en aquellos 35 casos donde la imagen contiene elementos del qué, se constató que en un 83% de ellos se ubicó estos elementos en por lo menos uno de los puntos fuertes (Tabla 5).

Es decir, al momento de encuadrar la fotografía, este elemento de la composición tradicional está mayoritariamente presente en el fotoperiodismo de LUN. Y aún en las 21 fotos en que no estaba el qué o quién del FET, la tendencia a situar elementos destacados de la imagen en puntos fuertes es también superior al 80%. Existe, eso sí, casi un quinto (17%) de las imágenes donde este recurso no se utiliza.

Por su parte, el recurso de ubicar estos elementos centrales del mensaje en puntos fuertes del lado izquierdo del cuadro (tradicionalmente el de mayor atracción a la vista del público) es también mayoritario y alcanza al 65,7% de aquellas imágenes en que está presente el quién o el qué (Tabla 6). Pero este porcentaje baja si se consideran aquellas fotografías en que solamente está presente uno de los elementos centrales del FET: por ejemplo, cuando sólo está el quién, éste se ubica al lado izquierdo en el 56,4% de las imágenes (obviamente cuando están ambos, casi por necesidad de espacio, uno de ellos está al lado izquierdo). Por último, entre aquellas 21 imágenes en que no estaba presente ni el qué ni el quién, en 15 se ubicaron elementos centrales de la foto en el lado izquierdo.[xii]

Equilibrio: La tendencia a utilizar el recurso de equilibrar la presencia del elemento central (qué y/o quién) del FET en uno de los puntos fuertes con la presencia de un elemento secundario en otro de los puntos fuertes, es claramente mayoritaria. Si consideramos sólo aquellos casos en que esto se puede evaluar (en que los elementos del FET están ubicados en alguno de los puntos fuertes del cuadro), de los 70 casos evaluados, 44 utilizaron este recurso. En otros 10 casos el uso del Primer plano (Close Up) otorga de por sí equilibrio, dada la con guración natural del rostro humano.

En el caso de las imágenes que no incluían ni el quién ni el qué del FET, 15 de 21 utilizaron este recurso.

Uso de los tercios: Un recurso de composición mucho menos utilizado es establecer una línea de horizonte en, por lo menos, uno de los tercios horizontales de la imagen: sólo en el 14,4% de las imágenes analizadas se utilizó este procedimiento. Y es en las imágenes en que sólo está presente el quién donde menos se utiliza este recurso (cinco de 48 casos).

En cuanto al uso de los tercios verticales[xiii], su utilización aumenta, llegando a un 32,7% de las 104 imágenes evaluadas. Además, según nuestros evaluadores, de esos 34 casos, 20 veces contribuyó a realzar o comprender mejor los elementos y las relaciones expresadas en el FET.

Si se cruzan ambas variables (Tabla 8), se observa que, en de nitiva, en un 62,5% de todos los casos no se utiliza el recurso de destacar en la fotografía los elementos centrales del FET a través del uso de secciones áureas, ya sean horizontales o verticales.

Uso de Planos: Así como hay un bajo uso de los tercios horizontales, también es baja la incidencia de imágenes en las que hay juegos de planos con enfoques y desenfoques: sólo 17 de las 104 fotos analizadas tienen esta característica. Éstas son en su gran mayoría (14) imágenes donde sólo aparece el quién, lo que sugiere el uso de esta técnica como recurso para destacar al actor central de la nota.

Correcto uso de las diagonales: Utilizar diagonales en la composición de la imagen en el cuadro, es mayor que en el caso anterior, proporción que llega al 30,8% de la muestra. Hay que precisar, sin embargo, que se evaluó la presencia de diagonales reales en el objeto fotogra ado, es decir, líneas de composición evidentes a la vista.

De estas 32 imágenes, 11 de las diagonales comienzan o terminan en un elemento del quién o del qué del FET, contribuyendo así a destacar dichos elementos (ver Tabla 9). Además, 21 diagonales comienzan o terminan en puntos fuertes o en los vértices de los tercios del cuadro. Así, en de nitiva, sólo cuatro de ellas tienen diagonales técnicamente mal encuadradas (en otros cuatro casos no se pudo determinar).

Camino Visual: Otro recurso de la composición clásica y que es poco usado en el fotoperiodismo de LUN es establecer un camino visual en el cuadro. Es decir, cuando las miradas de uno a más actores en la foto convergen en un punto concreto dentro o fuera del cuadro. Lo importante es que el objetivo de la imagen sea mostrar una o varias miradas que se dirijan en una dirección especí ca distinta del lente de la cámara. Este recurso sólo alcanza a 10 imágenes de la muestra analizada. Además, el equipo consideró que en sólo dos ocasiones el efecto logrado aportaba de alguna manera en la mejor comprensión del FET.

Uso del color: Entre las fotografías importantes de LUN predomina claramente el color, las imágenes en blanco y negro no superan el 11%. Hay que recordar eso sí, que se charon las imágenes más importantes por página.

Para evaluar su correcto uso en una imagen, se debe tener en cuenta que algunos colores tienen la capacidad de atraer o atrapar con mayor fuerza la mirada. Es así que, a iguales condiciones de brillo, el valor visual es el siguiente, en escala decreciente: Amarillo, Rojo, Verde y Azul. Es por esto que, de existir estos colores en la imagen, su ubicación debe ser cuidadosamente seleccionada e idealmente estar presentes en los elementos centrales del FET, como el quién o el qué. En este caso, de las 66 fotografías susceptibles de ser evaluadas[xiv], en 44 imágenes el color predominante estaba en alguno de estos elementos del FET, lográndose así, por lo menos en este aspecto, el perfecto acople entre la composición de la imagen y el foco editorial denotado en el titular de la nota.

Por su parte, en otros 15 casos que no contenían elementos del FET pero que eran susceptibles de ser evaluados en relación al FEV, en 10 de ellos el color fuerte fue ubicado en los elementos centrales de la imagen, lo que muestra que, en lo que se re ere a composición, este es un recurso bastante utilizado por los fotógrafos de LUN.

De las 81 imágenes en color que contenían alguno de los cuatro colores fuertes, en 52 de ellas dicho color fue ubicado en alguno de los puntos fuertes del cuadro (64,2%), lo que rea rma la tendencia a utilizar correctamente dicho recurso. Sin embargo, aún es alto el número de imágenes en que los colores fuertes no son ubicados en estos puntos.

Otro posible uso correcto del color fuerte es su utilización para marcar las secciones áureas del cuadro (horizontal o vertical), recurso que sólo se observa en siete de estas 81 fotos.

Respecto al más adecuado uso del color (cuando sirve para atraer la mirada sobre el Foco Editorial) existen 61 casos que reúnen el requisito de ser foto en colores, tener elementos del FET y que el color no se haya usado para destacar la sección áurea. De ellos, 28 casos, una mayoría relativa pero no absoluta, coinciden con tener el color fuerte sobre elementos del FET y al mismo tiempo estar ubicados en uno de los puntos fuertes. También se constataron 15 casos donde el color fuerte predominante está sobre uno de los elementos centrales del FET pero no sobre un punto fuerte, afectando la armonía del encuadre y también la transmisión del mensaje. Además, existen 9 casos en que este color ni está en un punto fuerte ni sobre algún elemento del FET, situación que no contribuye a facilitar la comprensión del mensaje por parte del público.

Iluminación: Otro recurso escasamente utilizado en las imágenes analizadas es establecer diferencias de iluminación en el cuadro. Claramente este recurso es difícil de aplicar en fotoperiodismo, dado que normalmente no se tiene control sobre la situación en que ocurren los hechos. Sin embargo, su presencia en sólo 4 casos de 104 puede resultar escasa para ocho ediciones de un diario que intenta explotar al máximo el recurso de la imagen.

LOS “ACIERTOS” O “MOMENTOS”

Fotografías fortuitas: Sólo en uno de los casos analizados se estimó que la imagen correspondía a un hecho que se desvía de lo previsible y que sería, por ende, un acierto periodístico (es decir, aquello que, aunque haya ocurrido en un lugar donde la presencia del fotógrafo era previsible, ocurrió de manera inesperada). Obviamente este tipo de imágenes, si bien deseables, son difíciles de obtener, sobre todo si se han analizado sólo las que han sido producto del trabajo de los propios reporteros del diario, descartándose las obtenidas por agencias.

Tipo de ángulo: Otro recurso que permite romper la rutina de imágenes predecibles y que sí puede estar en manos del fotoperiodista, es buscar un ángulo original, que normalmente se obtiene cuando la fotografía se capta desde una perspectiva evidentemente distinta del nivel de los ojos. Esto se observó en 30 casos (28,8%) del total de la muestra, dando cuenta así de una clara iniciativa por obtener estos ángulos. Es interesante destacar que esta tendencia es mayor cuando en la foto no está el quién del FET. Ahora, si este recurso contribuyó o no a apoyar la comprensión del FET, sólo en 9 de dichos 30 casos se estimó que fue un aporte en este sentido, lo que podría dar cuenta de que se pre ere la originalidad de la foto, pero no se busca la coherencia de todo el mensaje informativo.

Actitud o gesto: Otra posibilidad de tener imágenes que sean un acierto o re ejen un momento especial es cuando se captura la expresión del rostro del protagonista principal (quién), re ejando claramente su estado de ánimo o el momento interior . Esta es una situación que no está bajo el control del fotoperiodista y es, por lo tanto, difícil de obtener. En el caso analizado ocurrió sólo en seis ocasiones.

Acción inconclusa o movimiento: El cuarto recurso analizado con este instrumento, y que también permite decir que se trata de un acierto o de la captura de un momento especial, es captar en la imagen una acción inconclusa y/o que sugiere movimiento. Esto ocurrió en nueve de las 104 fotos analizadas, pero en sólo dos de ellas se estimó que capturar dicho momento contribuía a la comprensión del FET. Aunque el resto probablemente hayan sido resultado de una buena iniciativa del fotoperiodista, éstas re ejan una posible falta de coordinación entre editores, periodistas y fotoperiodistas para lograr la transmisión uniforme de un foco editorial.

Rareza: Finalmente, se evaluó si la imagen presentaba situaciones que son estadísticamente habituales o inusuales, es decir, con qué frecuencia se ven en la prensa.

De acuerdo a nuestro instrumento, las imágenes clasi cadas como muy habituales resultaron ser una amplia mayoría (60,6%). Una imagen así se repite todos los días, semanas o por lo menos una vez al mes en los diarios chilenos. En el otro extremo, sólo ocho fueron clasi cadas como inusuales (una imagen así no se ve publicada en frecuencias anuales sino que, en el mejor de los casos, se recuerda ver algo así cada tres a cinco años, por dar una cifra de referencia) y nueve como muy inusuales (es un hecho absolutamente inhabitual que no se ve casi nunca). De este modo, lo inusual en conjunto abarca nalmente el 16,4% de la muestra. Ahora bien, dado lo estricto del criterio de inusual, se puede estimar que este porcentaje no es bajo.

En definitiva, considerando que hemos analizado cinco criterios diferentes que tienen la potencialidad de hacer de una imagen un acierto fotográfico, podemos afirmar que exactamente la mitad de nuestra muestra (52 imágenes analizadas) poseen por lo menos uno de estos criterios y que por lo tanto pueden ser clasificadas en esta categoría, lo que claramente da cuenta de la preocupación del diario de obtener imágenes potentes y no rutinarias, como lo ha definido uno de sus editores en el presente trabajo.

CONCLUSIONES

               El análisis previamente descrito ha permitido ha­cer una primera estimación de la calidad de las imágenes utilizadas por el diario Las Últimas Noticias. En términos generales, ha permitido comprobar que efectivamente existe una preocupación por utilizar fotografías que sean un aporte en términos de la composición utilizada, de modo de atraer la atención de los lectores hacia los aspectos importantes de la noticia. 

Respecto de la composición de las imágenes, en LUN predomina un correcto uso de los puntos fuertes y del equilibrio de las tomas. Lo mismo ocurre con el uso del color, que es mucho más recurrente que el blanco y negro. Se observa una preocupación por la distribución de los colores predominantes en puntos fuertes y en elementos pertenecientes al FET de la noticia correspondiente. 

Como aspectos de cientes se pueden considerar la tendencia al menor uso de los recursos de enmarcar en sección áurea las fotografías (uso de los tercios), realizar juegos de planos con enfoques y desenfoques (o con diferencias de iluminación) y componer en diagonales o plantear un camino visual en la imagen.

Por otra parte, si bien es poco recurrente en Las Últimas Noticias el uso de fotografías fortuitas, que muestren el gesto de sus protagonistas, y que retraten movimiento, se observa un esfuerzo por publicar imágenes tomadas desde un ángulo original y no rutinarias, aunque persiste el desafío de que dicho ángulo ayude a la mejor comprensión del FET. 

Ahora, en términos generales y en relación a los objetivos últimos del proyecto de investigación, la principal conclusión obtenida luego de aplicar el instrumento desarrollado a las muestras anteriormente descritas, es que se ha podido comprobar que dicho instrumento es una herramienta utilizable para describir las diferentes dimensiones de la calidad periodística de las imágenes presentes en nuestros medios de prensa escrita. Este sería el primer paso para luego proponer lineamientos concretos que posibiliten a quienes trabajan en prensa y televisión entregar un producto que satisfaga la demanda informativa de una población cada día más visual que textual. 

Además, los resultados presentes en la muestra de imágenes de LUN analizados aquí, han permitido reforzar la idea de que el equipo periodístico, compuesto por editor, periodista y reportero grá co, debería trabajar en conjunto en la construcción de un Foco Editorial, tanto antes de salir a reportear como en la edición nal del producto periodístico. De esta manera, el reportero y el reportero grá co de prensa y TV serían capaces de ordenar (siguiendo los principios composicionales) los elementos visuales de la noticia (Foco Editorial Visual) con un objetivo informativo común y que se plasma también en un Foco Editorial Textual.

BIBLIOGRAFÍA

Barthes, Ronald (1970). La semiología. Buenos Aires: Editorial Tiempo Contemporáneo.

Berger, John (1972). Ways of seeing, based on the BBC television series. Londres: British Broadcasting Corporation.

Da vinci, Leonardo (2004). Tratado de la pintura. Buenos Aires: Ediciones Libertador.

Edwards, Cristóbal (2003-2004) El Mercurio y su nuevo formato: Menos puede ser más, en Cuadernos de Información, 16-17, pp. 27-35

Egri, Lajos (1947). Cómo escribir un drama. Buenos Aires: Editorial Bell.

Fyfe, Gordon y LAW, John (1988). Introduction: On the invisibility of the visible, en Fyfe, G. y Law, J. (eds.) Picturing power: Visual depiction and social relations. Londres: Routledge.

Heredia, Angélica (2003-2004). La Tercera: Nuevo diseño, nueva identidad, en Cuadernos de Información, 16-17, pp. 36-47.

Jay, Martin (2007). Researching visual materials en Rose, Gillian, Visual Methodologies, an Introduction to the Interpretation of Visual Materials. (segunda edición). Londres: Sage.

Lombard, Matthew; Jennifer Snyder-Duch y Cheryl Campanella Bracken: (2002). Content Analysis in Mass Communication. Assessment and Reporting of Intercoder Reliability, en Human Communication Research, vol. 28, pp. 587-604.

Mirzoeff, Nicholas (1999). An introduction to visual culture. Londres: Routledge.

Newton, Julianne (2001). The Burden of Visual Truth: The Role of Photojournalism in Mediating Reality. Mahwah, NJ: Lawrence Erlbaum Associates.

Puente, S. y Marinello, D. (2006). El concepto de la imagen: El foco editorial, en Cuadernos de la Información N 19, pp. 97-101.

Riffe, Daniel, Ch. F. Aust y St. R. Lacy, (1993). Effectiveness of Random, consecutive Day and Constructed Week in Newspaper Content Analysis, en Journalism Quarterly, vol. 70, pp. 133-139.

Rose, Gillian (2001). Visual Methodologies: An Introduction to the Interpretation of Visual Materials. Londres: Sage Publications.

Seger, Linda (1991). Cómo convertir un buen guión en un guión excelente. Madrid: Ediciones Rialp.

Stempel, G.H. (1981). Content Analysis, en Stempel, G.h. y B.H. Westley (eds.), Research Methods in Mass Communication, NJ: Prentice-Hall.

Zavoina, Susan (2006). Both sides of the visual story. Online or in print, it s still words and pictures, en News Photographer, Revista de National Press Photographers Association, Junio, p.12.

 


[i] Este trabajo es parte de la investigación Análisis, evaluación, diagnóstico y aplicación de los principios de lenguaje visual a las narraciones periodísticas de prensa y televisión para aumentar la comprensión de las historias periodísticas.  Proyecto Fondecyt 1050989.

[ii] Véase http://www.eyetrack.poynter.org

[iii] En especial entre 1995 y 2004.

[iv] En especial entre 1994 y 2003.

[v] Es una investigación de tres años. En el equipo participan, además de los autores de este artículo, el profesor Juan Domingo Marinello y la asistente de investigación Daniela Grassau.

[vi] En el fichaje trabajó un equipo de cuatro fichadoras (Paula Díaz, Melissa Quiroga, Marcela Carrasco) encabezadas por Daniela Grassau. Todas ellas son periodistas recién recibidas.

[vii] El índice Kappa es una prueba de confiabilidad más exigente que la anterior.

[viii] El método de la Semana construida es sugerido comúnmente en la bibliografía para este tipo de análisis (Cfr. Stempel, 1989, p. 125). Este puede ser más e ciente que un muestreo aleatorio simple pues permite seleccionar una muestra aleatoria de ediciones de un medio evitando distorsiones propias de un momento informativo reducido, al tiempo que conserva las particularidades del ciclo que constituyen los distintos días de la semana. De esta forma, actúa como una muestra estrati cada por días de la semana . (Riffe et al., 1993, p. 139

[ix] Cuando una variable no se distribuye normal u homogéneamente entre sus diferentes categorías y por el contrario tienden a concentrarse en una, se pueden obtener Kappas muy bajas, a pesar de haber altas coincidencias entre los codi cadores.

[x] Felipe, Miguel Ángel. Conversación personal sobre su trabajo como editor fotográ co en jefe, del diario Las Últimas Noticias, con los investigadores, 26 de julio de 2006.

[xi] Plano medio es el encuadre de la acción. En el caso de la figura humana se le reconoce también como americano pues el corte inferior es bajo las pistolas del cowboy, a media pierna.

[xii] De aquellas 21 imágenes sólo 19 fueron susceptibles de evaluar.

[xiii] Aquí hemos denominado este recurso como uso de sección áurea .

[xiv] No se evaluaron, además de las fotos en blanco/negro, aquellas que siendo en color, no contenían ninguno de los cuatro colores fuertes mencionados. Tampoco se podía evaluar el correcto uso del color si no estaba el quién ni el qué del FET.

Artículo en Pdf.

Tomado de: http://comunicaciones.uc.cl/prontus_fcom/site/artic/20071127/pags/20071127175437.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s