El país de las Redefiniones

El país de las Redefiniones.

El país de las Redefiniones

El País de las “Redefiniciones”

Como saliera publicado en el Semanario Claridad el 21 febrero del 2012 por Santos Hernández

Dejemos a un lado las “Redefiniciones” y comencemos hablar con la verdad aunque nos duela. La verdad suele ser dura, pero como verdad al fin, es libertadora.

Gracias a Ana M. Fabián, Angie Vázquez, Elizabeth Dorna y Rafael Cancel Miranda

Santos Hernández/Especial en CLARIDAD

Puerto Rico se ha convertido en un país caracterizado por las “Redefiniciones”. Se le otorga una nueva definición a ciertas palabras o conceptos que provocan un choque con la realidad colonial actual que se vive en la Isla. Esto, quizás motivado por la enajenación, ignorancia, conveniencia política o interés en perpetuar el estado actual.

Ejemplo claro de este fenómeno de las “Redefiniciones” es el concepto “colonia”. Escuchar a Alejandro García Padilla y Rafael Cox Alomar alegando que Puerto Rico no es una colonia y sí un “Estatus dinámico” puede provocar confusión hasta entre los más cuerdos. Lo que ambos olvidan con el uso de este “cuño”, es que obvian que la definición ya está contemplada en la Resolución 1514(XV) de la ONU, donde se define claramente el estatus colonial en el Principio II:

Anexo
Principios que deben servir de guía a los Estados Miembros para determinar si existe o no la obligación de transmitir la información que se pide en el inciso e del artículo 73 de la Carta de las Naciones Unidas.

Principio II
En el Capítulo XI de la Carta se vincula el concepto de territorio no autónomo a un estado dinámico de evolución y progreso hacia “la plenitud del gobierno propio”. La obligación cesa en el momento en que el territorio y su población alcanzan la plenitud del gobierno propio. Hasta ese momento sigue existiendo la obligación de transmitir la información que se pide en el inciso e del Artículo 73.

Como buenos entendedores del español, esta Resolución nos confirma que Puerto Rico es una colonia, aunque usted le otorgue el calificativo de “Estado Dinámico”, Estado Libre Asociado o Gobierno de Puerto Rico, y seguirá siendo colonia hasta que logre su soberanía absoluta.

Retomando las “Redefiniciones”, observamos en el concepto “soberanía” que su definición se va alterando según pasa por el crisol de diferentes partidos o movimientos, como el Partido Popular Democrático (PPD) o el del Movimiento Unión Soberanista (MUS).

Escuchar a uno de estos políticos explicarle a un analista de radio su “Redefinición” de soberanía, es patético. Hablan de una soberanía que no es soberanía, sino una soberanía a medias o sólo en algunas cosas. Todo este enredo para terminar hablando de soberanía como si fuera sinónimo de autonomía.

Soberanía es el poder absoluto y perpetuo de una República, y soberano es quien tiene el poder de decisión, de dar leyes sin recibirlas de otro, es decir, aquel que no está sujeto a leyes extranjeras. Es el poder en manos del pueblo.

Según la Real Academia Española (RAE) 1. f. la que reside en el pueblo y se ejerce por medio de sus órganos constitucionales representativos.

Pero después de 60 años de demagógicamente decir que la independencia es mala porque nos moriríamos de hambre, es muy difícil aceptar ahora, ante esta crisis y el desgaste del ELA, que necesitamos la soberanía para progresar como país. Después de meter tanto miedo con el “cuco”, resulta que ahora hay que “Redefinir” el concepto soberanía para no admitir las mentiras pasadas y no enfrentarse a los miedos futuros del independentismo.

El MUS también tiene su “Redefinición” de soberanía. Hablan de poderes inherentes, creación de empleos, desarrollo sostenible, prioridad a la salud mental, Establecer un enfoque salubrista para tratar el problema del uso y la adicción a drogas y una política educativa que incorpore las nuevas corrientes mundiales y despolitice la Universidad de Puerto Rico y la convierta en uno de los principales recursos para la creación de un nuevo País, entre otras cosas que son cónsonas con la soberanía y te invitan a ejercer nuestra soberanía nacional.

El problema de su “Redefinición” de soberanía es que también es una “colonial”. Es la colonia con más poderes o con una administración más eficiente, pero colonia al fin y como sabemos las colonias no tienen soberanía. Es pedirle al amo que nos dé una cadena más larga con un collar más bonito.

Otra “Redefinición” que ha impactado es el concepto “todos”. Con la crisis del gobierno la administración saliente llevó al pueblo trabajador a pagar más en impuestos. Esta administración pro anexionista creó un selecto comité elitista que estudió la situación económica creada por el capital. El sistema capitalista se vino abajo (ojalá y desaparezca) por su avaricia y afrentamiento y este grupo decidió que “todos” tenemos que aportar algo. En su “Redefinición” de “todos”, sus recomendaciones son sólo para la clase trabajadora. El problema es que el pueblo trabajador ya aportó su parte y ahora les toca a los que más tienen aportar la suya.

Cuando hablan de “todos”, ese “todos” es solo los trabajadores, nunca se menciona a los ricos del país, ni las compañías multimillonarias. Ya al pueblo trabajador le tocó pagar su cuota, ahora le toca al pueblo vividor poner de su parte para que “todos” (correctamente) colaboremos con el país. Ahora está más vigente la consigna “Que la crisis la paguen los ricos” porque los trabajadores ya pagamos bastante.

El concepto de “anexión” tiene varias “Redefiniciones”, tiene la “Redefinición” de estadidad y descolonización. Aquí es donde el poder colonial se ha manifestado en su máxima expresión. El propósito del coloniaje es transformar y destruir la identidad y cultura de una nación asimilándola a la idiosincrasia del poder colonial. Y éstos que sucumbieron a esa condición y perdieron su identidad, ahora se hacen llamar estadistas.

La anexión de Puerto Rico a los Estados Unidos se podría dar si es un tratado entre dos naciones soberanas por mutuo acuerdo. Pero forzar a un pueblo colonizado con su anexión a su colonizador es la culminación del coloniaje o el máximo escalafón de este crimen, así se cumple el propósito del coloniaje. Por esta razón, la anexión desde el coloniaje no es un proceso descolonizador, todo lo contrario.

El concepto “democracia” es la “Redefinición” más usada en la colonia como parte de la campaña de mentiras de donde ésta se sostiene. “Democracia” es aquello que todos llevamos en nuestro vocabulario como los religiosos llevan sus biblias. No importa el color con que vemos nuestra condición colonial, no hay partido, movimiento ni realengo que la use como si fuera una realidad en la colonia.

Llevamos una campaña mayoritaria de denunciar el coloniaje en Puerto Rico por parte de los Estados Unidos y a la misma vez hablamos de democracia en la colonia. “Redefinimos” democracia como la acción de echar un papel en una caja de cartón y también le llamamos democracia al sistema económico capitalista cuando sabemos que democracia es un sistema político. Hablamos de poderes democráticos que nos provee la constitución colonial de Puerto Rico y los damos como cierto, sin ser cuestionado por nadie.

El coloniaje es un crimen que se comete contra un pueblo por parte de otro. Es la esclavitud de todo un pueblo que es sometido a la fuerza por otro. Pedro Albizu Campos dijo: “La diferencia entre una colonia y una nación libre, es la diferencia que existe entre un esclavo y un hombre libre”.

Si el coloniaje es un crimen que se comete contra la humanidad, no puede haber democracia en una colonia. A Puerto Rico se le permite (o se le da permiso) decidir en ciertos asuntos administrativos si éstos no interfieren con el poder colonial o no atentan contra el poder dominador.

El ejercicio del sufragio en una nación libre es ejercer el derecho democrático de un pueblo libre en los asuntos que le competen sin intervención extranjera. Juan Antonio Corretjer Montes dijo:

“Las elecciones son un medio para sostener el estatus colonial. El sistema electoral reafirma la colonia en la conservación de dos decisivas plataformas: en la de la estructura económica y en la confianza popular en el sistema mismo que políticamente la doblega”.

Las elecciones o sufragio no es la “Redefinición” de democracia. La democracia es una y la ejerce un pueblo libre y soberano. Don Pedro Albizu Campos dijo que si sirvieran para el bienestar de Puerto Rico, los yanquis las prohibirían. No existe democracia cuando a la menor provocación, un pueblo no puede defenderse de su amo dominador o colonizador y es castigado por ejercer la autodefensa.

Dejemos a un lado las “Redefiniciones” y comencemos hablar con la verdad aunque nos duela. La verdad suele ser dura, pero como verdad al fin, es libertadora. Aceptamos que somos una colonia y a pesar del poder dominador extranjero, quedan personas que luchan día a día por su libertad y soberanía para traerle la democracia a este pueblo.

Gracias Elizabeth Dorna por preservarlo en tu Blog:

Con permiso o sin el

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s