VOTAR EN LA COLONIA ES OTRA ESCLAVITUD

VOTAR EN LA COLONIA ES OTRA ESCLAVITUD

 

Nuestro territorio y nuestra geografía patria, Puerto Rico, es una pertenencia absoluta del gobierno de Estados Unidos, desde el 1898 cuando la cobarde invasión perpetuada por su Marina de Guerra, la mejor armada del mundo, en un ataque sorpresa con los más modernos armamentos de la época y en contra de una población que vivía en paz, sin tiempo siquiera para organizar el contraataque y la defensa masiva de sus costas, como ya se había hecho antes contra ingleses y holandeses. Hoy más que nunca, luego de 114 años de abusos a nuestra gente y de nuestros recursos materiales renovables o no, por parte del gobierno imperialista de Estados Unidos continúan las agresiones, las humillaciones, el discrimen y largos e injustos encarcelamientos a nuestros más valiosos hombres y mujeres, acompañados de premeditados y alevosos asesinatos, como el de Ángel Rodríguez Cristóbal y más reciente el de Filiberto Ojeda Ríos. Inmisericordes masacres a los que, respaldados por la razón y la justicia, lucharon con dignidad y valentía por la independencia. Culpables son también de romper y dividir nuestra nación puertorriqueña. Lo vemos en su política de migración forzosa y en la creación de los partidos electorales organizados bajo la tendencia reformista con el propósito de mermar la resistencia, la que es organizada por la tendencia revolucionaria (la que le permitió a Estados Unidos obtener su independencia). Retardando así la llegada sana y justa de la independencia como han hecho todos los países libres del mundo.

Una ley del Congreso de EU decreta que los puertorriqueños voten en elecciones coloniales cada cuatro años como ciudadanos americanos y no como puertorriqueños. Este gobierno electo “democráticamente”:

… es un gobierno sin poderes de gobernar y cuya capacidad administrativa solamente cubre apenas un treinta por ciento del área gobernable de Puerto Rico. El setenta por ciento de lo gobernable en Puerto Rico queda bajo la administración directa del gobierno de los Estados Unidos. Y eso incluye todo lo importante en la necesidad de gobierno que tiene Puerto Rico. Es un triste, escuálido, pobrecito, indigente gobiernito colonial de al treinta por ciento, a lo que a gritos, a insultos, llaman los partidos electorales a sus seguidores a votar.  (Juan Antonio Corretjer, Tomado de El Nuevo Día del martes 28 de octubre de 1980.)

La función realmente de este grupo de funcionarios electos es defender los intereses de EU en Puerto Rico. Hoy nuestra realidad es el reflejo desgarrador de más de un siglo de coloniaje por la absoluta falta de poderes soberanos. Los que administran (representados en el gobierno colonial) enfrentan hoy su cinismo, su despilfarro de recursos y su organizada corrupción: al desempleo, el alto costo de vida, la criminalidad, la ineficacia para controlarla, a la crisis de la educación, al sufrimiento y la desesperación del pueblo trabajador.

Sin la independencia absoluta no podremos resolver la criminalidad puesto que la misma es debido a la injusta repartición de la riqueza y la falta de poderes reales para solucionar nuestros problemas. La historia nos demuestra que en Puerto Rico las elecciones sólo han servido para engañar al pueblo, por lo tanto, las elecciones en la colonia no son el medio para organizarnos y rescatar el control de nuestro destino como nación. Las elecciones en Puerto Rico han demostrado ser el mecanismo principal del gobierno imperialista de Estados Unidos para ejercer su control y tratar de anular la resistencia que siempre está presente en nuestra historia y en nuestro quehacer cultural, donde manifestamos que queremos ser puertorriqueños.

La falta de poderes es nuestro gran problema nacional y debe ser resuelto cuanto antes para garantizar nuestra existencia. La no participación en las elecciones como forma de boicot a éstas, y la no formación de nuevos partidos electorales, es la manera de comenzar a asumir ese tan necesario control de nuestro destino en unidad nacional. “Al aceptar la concurrencia a las elecciones los puertorriqueños aceptamos la dominación de los Estados Unidos sobre nuestra patria” advirtió Corretjer. Al Igual que Betances advirtió que “El sufragio es una mentira” y que Albizu rechazó como medio de liberación: “Las urnas son el ataúd de la nación puertorriqueña”.

Sin darnos cuenta, al votar, colaboramos con los enemigos del pueblo, es decir, los intereses financieros (BANCOS) y el gobierno que solo sirve para legitimarlos. Los más afectados al concurrir a las elecciones son los pobres, puesto que toda la plataforma de los partidos existentes los obliga a proteger los intereses de los ricos, manteniendo el status quo.

Oponerse a las elecciones no es solamente asunto de principios, responde más bien a las experiencias históricas que nos llevaron al fracaso que vivimos como sociedad. Las elecciones fracturan y decapitan los esfuerzos de lucha por la independencia como medio al verdadero desarrollo. Preguntémonos con toda la seriedad y la responsabilidad que este crítico momento histórico nos impone, ¿Para qué y cómo sirve o ha servido el proceso eleccionario en Puerto Rico como medio para resolver los grandes problemas que nos acosan? entre ellos la básica y limitada capacidad alimentaria, la criminalidad, el desempleo, la inflación, la crisis sicológica, la de salud, la ausencia de un modelo económico consistente y la educación entre tantos otros. ¿Cómo sirven para librarnos del coloniaje?

Las elecciones nos esclavizan y el negarnos a colaborar con quien nos oprime nos conducirá a paso firme por el camino de la libertad. Las elecciones plebiscitarias o referendos tienen la misma consecuencia, atrasan la solución de nuestros problemas, nos dividen y entretienen mientras ellos siempre tienen la sartén por el mango y la sartén también. La supuesta democracia representativa es en Puerto Rico una incapacitante y múltiple mentira. No puede haber democracia en un gobierno colonial puesto que otro gobierno manda sobre él.

En vez de ir a las urnas salgamos a la calle. Unámonos en marchas masivas de protestas consistentemente, en huelgas generales, boicots, reclamos de justicia y libertad y la proclama de la Constituyente como Carta Magna de un Puerto Rico libre, soberano y regido por una verdadera democracia directa y participativa. Lanzamos nuevamente el grito.

 

¡VOTAR EN LA COLONIA ES OTRA ESCLAVITUD!

¡No Votes!

 

 

 

ENDOSAN ESTE DOCUMENTO LAS SIGUIENTES PERSONAS

 

JOSÉ A.TORRES OTERO (CHEO)

DIONISIO PÉREZ  MONTES

CARLOS JUSTINIANO

LINDA JUSTINIANO

MARÍA E. RUIZ

BRUNILDA GARCÍA

HANNAH TORO GARCÍA

SAMUEL MORALES (BAJISTA)

ALEXIS MASSOL

CARLOS NIEVES SÁNCHEZ

TERE DE HOSTOS

WILLY MALDONADO

JORGE MEDINA

JUANA FCA. CABELLO

ANTONIO R.CAMACHO NEGRON

ARIEL CUEVAS

JUAN CARLOS CACHO MONTALVO

JOSÉ  A. RIVERA (MAPEYÉ)

MANUEL LÓPEZ GAY

NORBERTO CINTRÓN FIALLO

LILIANA LABOY

EDWIN CORTÉS

JOSÉ PÉREZ GONZÁLEZ

JORGE A. GARCÍA MUÑIZ

CARLOS RAMOS

SANTOS HERNÁNDEZ

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s